jueves, 16 de mayo de 2013

Buena suerte

Mi amiga Carmen siempre me ha dicho que la buena suerte consiste en hallarse en las coordenadas perfectas: estar en el lugar determinado y en el momento justo.
Busco esas coordenadas permanentemente y sé que están cerca, pero ellas me van a encontrar a mí. Lo sé.
A veces me sonrío cuando imagino la situación: Ser iluminada de repente por un rayo vertical cuyo origen se pierde en el infinito y más allá, y unos círculos concéntricos que nacen en el suelo que pisan mis pies se van expandiendo como las ondas de una antena hacia el horizonte de todo mi alrededor. En ese momento los relojes se detienen. Hora 0, coordenadas X - Y - Z convergen en mí, a 0.
¿Y yo? ¿qué pasa conmigo? ¿qué sentiré? ¿paz, felicidad, impaciencia, ...? Quizá me entre la risa histérica o, vaya usted a saber, me muero de miedo ahí mismo pensando que voy a ser abducida por los extraterrestres.
En fin, las coordenadas exactas de la buena suerte sólo se saben 'a toro pasado', cuando realmente se toma conciencia de que algo pasó porque 'casualmente' estabas allí ese día, y gracias a eso, más otras tantas vicisitudes, hoy eres lo que eres y estás como estás.
Fotografía de Paul Newman y Joan Woodward tomada durante el rodaje del filme Samantha, dirigida por Melville Shavelson en 1963. Ha sido tratada por la agencia Bronx, que la integró en un decorado cinético "jugando con la impresión de movimiento y profundidad para reforzar el efecto cinematográfico"

Este cartel me ha dejado sin palabras. Me parece tan sugerente para ilustrar el concepto de coordenadas perfectas, que lo comparto con ustedes. Imaginen las suyas propias.

Votar esta anotación en Bitácoras.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...