domingo, 12 de enero de 2014

El día en que me enamoré de un tal Fibonacci


Porque lo prometí. A una palabrista llamada Iguazel Elhombre.

El día en que me enamoré de un tal Fibonacci
(o cómo inventar palabras jugando con la lógica)


Me enamoro de vez en cuando. Sí. Me lleno de amor.
Me en-amoro.
Que me suena como decir: me en-areno. O me en-carno. O me en-reveso.
El prefijo en- da idea de inclusión o llevar a acción lo que precede. O sea, meterse dentro, cubrirse con, hacerse.
Quitemos prefijos. Quedémonos con la esencia, la raíz, el sésamo de la cuestión. Amoro, areno, carno, reveso. Lógicamente debería existir esa forma verbal, reflexiva o no, ajena a su prefijo. Amorar (se), arenar (se), carnar (se), revesar (se). No existen.
También por lógica, si les privamos del significado del prefijo, deberían adquirir ahora el significado o, por lo menos, el matiz contrario: salir afuera, esparcir, sacudirse.
Apliquemos. Amorar: segregar amor por los poros, esparcir amor a los cuatro vientos. Dígase igualmente con arena, rocas o reveses. Pero fijémonos sólo en amorar, y tratemos de simplificar todavía más.
A simple vista, parece un verbo que contiene otro prefijo, a-morar. A- indica: sin, no, carente de. Por otra parte, morar significa vivir en, habitar, tener morada.
Esto nos lleva a que nuestra forma verbal adquiera nueva dimensión: carente de morada, que no habita, sin vivir. Nos referimos a un estado, pero como se trata de un verbo, habrá que dotarlo de una cierta acción. Significaría algo así como: eso que no puedo alojar en mí, lo lanzo al exterior; ¿por qué? porque mi alma o mi cuerpo están repletos.
Y llegamos, de este modo, al mismo punto del primer significado: lanzar amor.
Amor. [¡Ay, amor!] Etimológicamente, entonces, significaría: sin morada, algo que busca donde alojarse.
[Lenguanaje I] Corazón en fase de creación. Marisa Lanca. 2012

Como conclusión, ésta sería mi definición de enamorarse: algo bueno que anda por ahí, recién escapado de un ser porque ya no cabía en él, se ha colado por los poros de tu piel y tú lo has alojado sin conocerlo, produciéndote nuevas sensaciones y sentimientos.

Eso mismo me pasó un sábado con Fibonacci. Fue en una sala de cine y no pude evitarlo.
Gracias a que tenía una habitación libre por un rincón de mi sesera y el espíritu matemático lo encontró. Voy a dejarle unos días alojado, que se acomode y se relaje. Bueno, y si quiere darse un garbeo... quizá entable amistad con algún otro amor que ronda por el hotel 'Fonda Yo': ahí andan el áureo número phi y el simpático dieciséis, algunas canciones de Marilyn Monroe, el silencio del agua de la playa de Latoja, un par de colores que han hecho amistad, el púrpura y el azul-verde-profundidaddelmar, una luna de agosto... En fin, todos se me inocularon en algún momento de mi vida y ahí siguen, tan felices, regalándome buenos momentos de vez en cuando.
Pero ustedes ya saben, en cuanto empiecen a armar jarana, que será pronto, los conozco, entraré en fase de amoramiento. Muy recomendable estar cerca. Aviso a navegantes.

viernes, 10 de enero de 2014

FELIZ 2014


FOTOPOEMA #25_LA LUZ

Os deseo un 2014 lleno de luz.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...